miércoles, 12 de marzo de 2014

Ciclismo a mitad de semana

Muy interesante etapa la cuarta de la París - Niza, que ha dejado entrever la todavía baja forma de Vincenzo Nibali y la pólvora mojada de Carlos Betancur. El primero, un fantasma intentando aguantar un día malo; el segundo, dos acelerones con mucha voluntad y poca eficacia. Suele decirse que el mejor ataque es un buen contraataque y Tom Jelte Slagter lo ejecutó a la perfección, sorprendiendo a los favoritos a poco de coronar la última cota puntuable. A él se unió un compañero inesperado, Geraint Thomas, que a priori es el líder del bloque "B" de un Sky que lo juega todo a la Tirreno - Adriático. Pero holandés y galés formaron una alianza imbatible para el pelotón y el del Garmin, aprovechando la generosidad suicida de Thomas en los relevos, se hizo con la victoria de etapa. Aplicando la "fórmula Induráin", el pistard británico es el nuevo líder de una general apretadísima en la que cualquier despite puede aupar a uno y descabalgar a otro del podio final. Degenkolb, con un esfuerzo titánico para no perder contacto con los mejores en rampas del 25%, apenas cedió 18 segundos en meta y es segundo en la general. Las dos próximas etapas -especialmente la del viernes- ayudarán a clarificar un poco más los candidatos a llevarse la carrera.

Entre tanto, arrancó la Tirreno - Adriático con buen tiempo -al igual que en las carreteras francesas- y un cartel de lujo. Contrarreloj por equipos con dominio del Omega Pharma-Quick Step -pequeña sanción por un empujón entre compañeros incluida- y buenas sensaciones del Movistar y del Tinkoff-Saxo, tercero y cuarto en la meta de San Vincenzo respectivamente y por delante del Sky, que pone en liza a Richie Porte y Bradley Wiggins con Mikel Nieve de escudero para la montaña. Será interesante comprobar la jerarquía en el equipo después del año en blanco del campeón del Tour 2012 y del fantástico 2013 del australiano. Segundo en la etapa fue el Orica-GreenEdge con su pléyade de percherones. A los favoritos para la general -y para el Tour- sólo los veremos a partir del fin de semana. Jueves y viernes, tiempo de esprinters.

Off topic: al hilo de la Operación Jimbo contra el dopaje llevada a cabo hoy en España, sanciones de por vida ya, en cualquier categoría, también para amateurs. Y en cualquier deporte.

miércoles, 5 de marzo de 2014

GP Le Samyn y pinceladas del primer fin de semana de pavés del año



Hacía tiempo que no veía a un pelotón tan vago y a la vez tan calculador, dejando que los kilómetros pasasen –treinta a meta, veinte, diez- sin echar el guante a la fuga camino de la meta de Elouges. Intentonas de unos, esfuerzos baldíos de muchos valientes que intentaron labrar su fortuna y el maillot blanco de campeón de Rusia de Vladimir Isaychev cruzando bajo el arco del último kilómetro hasta desfondarse a medio kilómetro de la llegada –se dejó llevar y acabó en el puesto 78-. 

La lucha era ya cosa de velocistas. Cédric Pineau comandaba el grupo con Nacer Bouhanni a rueda, esperando el momento óptimo, pero alguien se les adelantó. Maxime Ventomme ganó por sorpresa, con el maillot del modesto Roubaix-Lille Métropole, un equipo a años luz de la élite World Tour que, con esta victoria en Le Samyn, encarrilla ya en marzo su balance deportivo prácticamente al notable alto. Ventomme, dos victorias fuera de Europa, la última en 2008, precedió al corredor del Katusha Alexey Tsatevich y al propio Bouhanni, que no pudo recuperar la ventaja que había ganado por colocación al entrar en la larguísima recta final. No hubo ningún español en la prueba.


Pinceladas de la Omloop Het Nieuwsblad y la Kuurne – Bruselas – Kurne:

-          Terpstra cada año va un poco a más. El sábado suyas eran las mejores piernas del pelotón pero no consiguió marcharse en solitario y no pudo reaccionar a tiempo al acelerón de Ian Stannard y Greg Van Avermaet.

-          ¿Desde cuándo Stannard esprinta con esa potencia? Qué victoria ante un corredor rápido como el belga del BMC.

-          Hablando del BMC, gratamente sorprendido por la aparición de Taylor Phinney en los muros de pavés. Quizá sus casi dos metros le hagan sufrir más que otros ciclistas en esas pendientes tan explosivas, pero talento tiene de sobra para sobresalir prácticamente en cualquier terreno.

-          Sin pinganillos, Belkin, jugó a la anarquía con Lars Boom y Sep Vanmarcke. Aguantó más el holandés pero –y esto es subjetivo- vi mejor al belga en los muros. Si llegan al cien por cien, pueden dar mucha guerra en Flandes y Roubaix siempre que no esperen a los últimos treinta kilómetros.

-          Boasson Hagen por fin apareció después de dos años esperándole. El noruego se llevó el tercer puesto controlando el grupo persecutorio que compartió con Vanmarcke y Terpstra. ¿Estará a la altura en lo que queda de temporada de pavés?

-          Egoitz García, fenomenal sábado con un gran noveno puesto. Leyó el movimiento de Terpstra y los Belkin pero luego no pudo con su ritmo. Sin embargo, aprovechó el reagrupamiento para recuperar y en la meta hizo un esprín formidable. El que se postula como el recambio de Juan Antonio Flecha también corre, no podía ser menos, en un equipo extranjero, el Cofidis francés.

-          Sábado sin suerte para el FDJ. Offredo y Démare se sumaron al grupo de Terpstra pero la caída del primero y la falta de fuerzas del segundo, incapaz de seguir en el llano a rodadores consumados como Terpstra o Boom, les alejó de una posible victoria.

-          Tom Boonen, desapercibido en la Omloop, apareció el domingo para rematar la superioridad del Omega Pharma-Quick Step en la Kuurne. Llega fino como siempre al final del invierno y se impuso por muy poco a otro Belkin, Moreno Hofland, quizás el mejor esprinter holandés de su generación y que poco a poco debe confirmar su buen hacer en el antiguo Rabobank Continental.