lunes, 6 de febrero de 2012

Suplemento alimenticio para Contador

"Considerando que el atleta tomó suplementos en cantidades considerables, que es incontestable que los suplementos podían estar contaminados, que los atletas han dado positivo con frecuencia en el pasado por suplementos alimenticios contaminados, que en el pasado una atleta [n. del r., Jessica Hardy] también dio positivo por un suplemento contaminado con clembuterol y que el Panel considera muy improbable que la pieza de carne tomada por el Atleta estuviera contaminada con clembuterol, encuentra que, a la luz de todas las pruebas, es más probable que el positivo por clembuterol del Atleta fuera causado por una la ingesta de un suplemento alimenticio contaminado que por una transfusión sanguínea o por la ingesta de carne contaminada". Son las primeras líneas del punto 487 del veredicto del TAS, página 92. La clave de la resolución que ha tambaleado este lunes de febrero al mundo del ciclismo.

"Consecuentemente, el Atleta ha cometido una violación antidopaje, tal y como se define en el artículo 21 del Reglamento Antidopaje de la Unión Ciclista Internacional". Éste es el párrafo 489, ya no hay vuelta atrás. De acuerdo con la legislación de la UCI, Alberto Contador es sancionado con dos años de manera retroactiva, deberá pagar a la UCI más de dos millones de euros, es "descalificado" de todas las carreras en las que participó desde el Tour de Francia de 2010 y no podrá competir hasta el 5 de agosto de 2012.
Más allá de las cifras, los sentimientos y los juicios de valor interesados, certeros o simplemente calenturientos, resulta curioso analizar cómo el caso ha tomado un prisma distinto en el Tribunal de Arbitraje Deporitivo. Lo que en principio era una batalla entre la defensa de la contaminación alimenticia -la "Teoría del solomillo", de forma vulgar" y la posible autotransfusión dio paso a una tercera vía, un escenario "plausible" que entró en juego a petición de la Agencia Mundial Antidopaje y que, finalmente, ha pesado más en el veredicto del tribunal que las dos opciones originales.

Según los datos aportados a la investigación, Contador y su equipo en 2010, el Pro Team Astana, tenían una lista de 27 suplementos alimenticios y el pinteño afirmó en el TAS que no se salió de las pautas indicadas por los médicos del equipo kazajo. El ciclista es responsable de todo lo que entra en su cuerpo, pero ¿se imaginan a ustedes controlando si 27 compuestos están contaminados o no? Ésa es la realidad del ciclismo actual, donde se es culpable o sospechoso hasta que se demuestre lo contrario.

Lo cierto es que el equipo de abogados de Contador alegó, con cierta lógica, que si el clembuterol apareció en el cuerpo del pinteño por culpa de un suplemento alimenticio, otros compañeros habrían dado también positivo. Pero el Pro Team Astana, que en 2011 mantuvo los mismos suplementos, sólo ha tenido un positivo desde el Tour de Francia de 2010: el de Alberto Contador. Para la defensa del madrileño, esta tesis fue un "intento desesperado porque él [Contador] sabía que no escaparía a una sanción porque el uso de suplementos alimenticios nunca es considerado como una explicación totalmente exonerante".
Las 98 páginas del informe y 513 puntos darían para llenar un documental de fondo jurídico. El TAS, tras estudiar los informes positivos y negativos y las deducciones sin fundamento de una y otra parte (La defensa, Contador, llevó a la corte el caso del hermano del granjero Lucio Carabias, muerto en 2010 pero que había estado envuelto en 1996 en un caso de engorde ilegal; el TAS, como parte de su estrategia para acusar a Contador de llevar a cabo la transfusión, señaló a su entorno: Manolo Sáiz, Bjarne Rijs, Eufemiano Fuentes. Ambas estratagemas cayeron en saco roto) decidió que las dos teorías eran "igualmente improbables".

Resulta apasionante leer y, sobre todo, intentar comprender la terminología científica, especialmente cuando se habla de la posible transfusión y de los ftalatos y otros restos plásticos. La UCI y la AMA presentan un estudio del Laboratorio de Barcelona, por el cuál la concentración en un atleta de la sustancia 5OH-MEHP (5-hidroxihexil ftalato) es de 36,6 nanogramos por mililitro de media y 256,5 ng/ml como máximo (Contador tenía en la muestra del 20 de julio 478,5 ng/ml). Para el 5OXO-MEHP, la cantidad media es de 27,9 ng/ml y de 198,8 ng/ml como máximo. El pinteño, según el informe, tenía en su cuerpo 208,6 ng/ml. Como parte de su estrategia para revocar estos datos, el ciclista español pasó el 3 de mayo la prueba del polígrafo, avalando su testimonio de veracidad por los doctores Rovner y Palmatier. Pero el TAS recuerda que el detector de mentiras es falible al 5% de las pruebas.

Contador tiene dos años de sanción, no pudo demostrar que la carne que consumió el día de descanso en Pau estuviera contaminada y por eso ha sido sancionado. Diferentes informes aportados por la acusación demostraron que las posibilidades de que una animal de granja en la Unión Europea estuviera contaminado con clembuterol eran "casi cero" (el TAS descarta que la carne fuera importada de Sudamérica). En el año 2008, se hicieron 300.000 controles por los países miembros buscando reses engordadas de forma ilegal; actualmente, sólo hay un resultado pendiente de evaluación en Italia. Un 0,0042% de posibilidades para 50 picogramos de clembuterol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario