sábado, 20 de marzo de 2010

Óscar Freire, tres veces Rey de Italia




Dicen que quien gana la Milán - San Remo se convierte en Rey de Italia por un día. Afortunado debe sentirse Óscar Freire, pues hoy ha vuelto a deleitar al mundo con una exhibición en Lungomare sanremense. Triplete del sprinter cántabro, que supera a Miguel Poblet y es ya es español con más victorias en el primer "monumento" del año en el calendario ciclista.


Lo intentó en el descenso de la Cipressa el corredor del Androni, Ginanni. Su ataque hizo una división definitiva entre el grupo de favoritos a la victoria y un grupo en el que, debido al alto ritmo en la subida a la propia Cipressa, se había quedado descolgado Mark Cavendish. El ganador de la edición del año pasado seguro que aún no se ha recuperado de las consecuencias de la caída sufrida en la Tirreno - Adriático. Freire tiró de su experiencia para estar bien colocado, en cabeza del grupo, en los momentos decisivos. Sus piernas, a las que les sobran quilates, hicieron el resto.


Gilbert, al final del Poggio, y Pozzatto, en las calles de San Remo, quisieron también intentar la gesta en solitario, pero el trabajo de la Lampre de Petacchi, primero, y de la Liquigas de Bennati, después, condujeron irremediablemente al sprint. El checo Kreuziger hizo de lanzador improvisado del italiano en la línea de meta. Bennati lanzó algo pronto el sprint, y enseguida Freire y Boonen -situados tras él- le rebasaron. En los metros finales, el español hizo gala de esa velocidad terminal que siempre ha sido su seña de identidad en las llegadas en grupo, como lo fue de McEwen y lo es ahora de quien está llamado a marcar una época en la suerte de la velocidad pura, el británico Cavendish.


Flecha también llegó en el grupo delantero, muestra evidente de que su estado de forma de cara a las clásicas de pavés es muy bueno. Queda por saber ahora qué reconocimiento tendrá la victoria de Freire en los medios españoles, tan poco dados a engrandecer las gestas ciclistas ajenas al Tour de Francia. Sería mucho pedir que tuviera una página en cualquier diario deportivo, es lo justo para alguien que, presumiblemente, este año se retirará. Y con él se va uno de los mejores ciclistas españoles de todos los tiempos. Su palmarés, espectacular para un español, habla por sí solo. Es tiempo, por tanto, de que Óscar Freire tenga un merecido homenaje, si no hoy, sí el día en que abandone el ciclismo. Gracias por tu trabajo y por tu clase, "Oscarito".

No hay comentarios:

Publicar un comentario