martes, 9 de marzo de 2010

El desafío del Real Madrid




Es ahora cuando los grandes equipos sacan a relucir todo su potencial. Y el Real Madrid, un equipo aún en construcción, espera, después de cinco años sin superar los octavos de final de la Champions, estar de nuevo presente en las rondas decisivas de la competición que más fama y prestigio mundial ha dado al club de Chamartín. Enfrente, el Olympique Lyonnais espera impaciente a mañana para descubrir cuál de las dos caras del conjunto blanco comparecerá en el césped del Bernabéu: el equipo apático de la ida en Gerland, inoperante en el mediocampo, o el torbellino de ocasiones y buen juego del partido ante el Sevilla.


Los franceses han llegado a Madrid con "Lucho" González como gran duda. Mañana se sabrá si el delantero argentino estará a disposición de su entrenador, Claude Puel. Por parte de los madridistas, Xabi Alonso y Marcelo, sancionados, obligan a Pellegrini a introducir novedades en el centro del campo. Todo apunta a que serán Lass, Guti y Granero quienes acompañen a Kaka' en el medio. Si el galo es capaz de cubrirle las espaldas al genio de Torrejón, el Real Madrid tendrá mucho partido ganado. No está Diarra muy fino últimamente, pero su brega y su sacrificio por el resto de sus compañeros están garantizados. Si Guti y Granero consiguen aguantar el balón, las opciones de los galos disminuirán considerablemente. Arriba, Cristiano Ronaldo e Higuaín esperarán impacientes su cita con el gol. Van der Vaart tendrá su oportunidad -más que merecida- en el segundo tiempo.


Después de hacer un partido muy completo ante el Villarreal y tras la exhibición de juego del pasado sábado ante el Sevilla, los aficionados "merengues" se preparan para otro recital de su equipo. Esperan buen juego y una victoria de un Real Madrid enrachado. Siete victorias consecutivas en otros tantos partidos es el bagaje que han acumulado los de Pellegrini tras caer por 1-0 en San Mamés ante el Athletic de Bilbao. Invictos en el Santiago Bernabéu en la Liga -no así en Champions, pues cayeron ante el Milan-, hay un dato poco halagüeño para el partido de mañana: los blancos han encajado cuatro goles en los últimos dos partidos en casa (dos el Villarreal, dos el Sevilla). Ante el Olympique no se puede cometer ningún fallo. Dos goles obligarían al Madrid a estar a la altura de noches históricas de los años 80 contra el Anderlecht o el Borussia Monchengladbach.


Máxima concentración, acierto con el gol, coberturas a las subidas de los laterales, arropar a la defensa, la seguridad de Casillas. El Madrid ha de salir a tener el balón desde el primer minuto, controlando la posesión, pero jugando en profundidad y empleando las bandas, tratando de evitar las contras del Lyon. Las jugadas a balón parado serán un arma a favor del Madrid, muy bien trabajadas este año, tanto en ataque como en una defensa que va a cada partido.


78000 cartulinas blancas darán la bienvenida a los de Concha Espina mañana. La afición estará entregada desde antes del partido, pero el equipo ha de corresponderles con juego y goles. No importa no golear, importa pasar de ronda y dar una buena imagen, en la línea de las últimas semanas. No deben empeñarse en arreglar el partido en los primeros diez minutos. Ya lo dijo el gran "Juanito": "noventa minutos en el Bernabéu son muy largos..."

1 comentario:

  1. Josito, Lucho juega en el Marsella!
    un marselles...

    ResponderEliminar