domingo, 31 de enero de 2010

"Pentaeuropeos"



El periodismo deportivo es adepto consumado de las cábalas y de recrear la historia ficción. Pero, con los hechos en la mano, España ganó su quinto europeo de fútbol sala. Pentacampeones. "Pentaeuropeos". ¿Qué habría pasado si se hubiera perdido la tanda de penaltis, tras el clamoroso error arbitral?
Según el seleccionador, José Venancio López, España habría caído eliminada. Sin más. Afortunadamente, ahora estamos especulando. Porque España, luego de ganar a Rusia en esa fatídica tanda (sin fallar ningún penalty, 5-4), se paseó ante la República Checa en semifinales (8-1), si bien es cierto que para los checos llegar a la lucha por las medallas ya era todo un premio.
España había jugado bien la primera fase, goleando a Portugal (6-1) para confirmar su condición de favorita.
La frialdad, la competitividad extrema, la ambición por ganarlo todo es lo que ha llevado a la selección a ser temida en todo el mundo (respetada, al menos, en Brasil, que está un escalón más arriba pero cada vez más cerca). Los jugadores de la selección saben competir, salen a ganar, y el componente mental que todo deporte conlleva es interpretado a la perfección por los cinco jugadores en pista, por el banquillo, por el cuerpo técnico. Lejos de venirse abajo ante el escándalo arbitral en cuartos, contra Rusia, afinaron aún más la puntería. De hecho, comentaba ayer el ex-seleccionador y actual presidente de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS), Javier Lozano (cuyo trabajo ha dado tantas victorias a este deporte) en Al Primer Toque, de Onda Cero, que, mientras todo el equipo español protestaba a los árbitros, Luis Amado, un tipo frío donde los haya, estaba solo, aislado de la vorágine que tenía ante sí. Como un asceta en trance, concentrado en parar otro penalty. Y lo paró. (Espero que hayan colgado ya el audio mañana).

Así las cosas, España se plantó en la final y sólo Portugal la separaba de la gloria. Los lusos jugaron un europeo de muchas sombras y dudas, aunque el hecho de no jugar en casa, a diferencia de en 2007, les restara presión. Pero España ya les había vapuleado en la primera fase, por lo que la batalla psicológica se había decantado ya por los de "Cancho" López.

Portugal salió a presionar arriba, como hicieron los checos, pero la pronto España comenzó a dominar. Fue una final sin mucha historia hasta los últimos cinco minutos (bueno, sí, la del golazo de Ortiz y el taconazo increíble de Javi Rodríguez). Como ya dijera el legendario Julio García Mera durante la retransmisión, "cuanto más tarden los portugueses en sacar el portero - jugador, mejor". Y, cuando se decidieron, llegaron los nervios y las imprecisiones. Del 3-0 pasamos al 3-2. Se rozó la tragedia y el empate, pero los fallos suyos, por un lado, y los aciertos del omnipresente Luis Amado, más el 4-2 de Daniel Ibañes, sellaron la victoria española. Absolutamente merecida. ¿Suficientemente reconocida?



El periodismo deportivo infravalora, casi por tradición, la información polideportiva. Fuimos campeones del mundo de balonmano. El balonmano sigue como antes de ganar a Croacia en el mundial de Túnez. Con otros tantos deportes sucede lo mismo. Se necesita el apoyo de un grupo mediático para levantar el interés por un deporte en este país: Telecinco (ahora La Sexta) y la fórmula uno son el claro ejemplo, luego imitado por TVE con el motociclismo.
Siempre alegra la vista ver la casaca rojigualda de los chicos del fútbol sala. Dos estrellas hay sobre su escudo. Dos hitos. Dos mundiales: Guatemala 2000 (el que lo cambió todo) y Taiwan 2004. Y, con éste último de Hungría, cinco europeos. Suficiente bagaje para la selección. Seguirán trabajando para cosechar más éxitos, por descontado. Ahora que el canal VEO7 comienza a retransmitir la LNFS cada fin de semana, esperemos que el momento que muchos llevamos deseando años se haga realidad. Un mayor seguimiento del fútbol sala por parte de los medios. La fragmentación de la audiencia que conlleva la TDT seguro que ayuda a incrementar y fidelizar a la audiencia. De momento, sólo queda desear suerte a Miguel Ángel Méndez y Alfredo Duro (aunque no me gustó su retransmisión de la Supercopa, demasiado alarde de medios cuando lo que se quiere ver es sólo un partido).
Y a los "pentacampeones", gracias por estar siempre ahí, y ¡enhorabuena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario